Define el diccionario de la Real Academia de la Lengua el término inflexión como “Punto de una curva en que cambia de sentido su curvatura”. Para hacernos una idea de lo que implica el concepto, podemos describirlo como un cambio de trayectoria, un cambio de rumbo en el trazado de esa curva. El punto de inflexión sería, de hecho, el punto exacto en el que la curva empieza a cambiar. Ni antes ni después, sino en ese punto exacto. Ese punto crítico.

Imagina que esa curva es la vida. Tu vida. Todos llevamos una existencia que sigue, más o menos, una determinada trayectoria, una inercia nacida de la interacción de una serie de elementos. Nuestro entorno familiar, nuestra educación, nuestros valores y creencias, nuestros hábitos, las personas a quienes vamos conociendo, los acontecimientos y nuestra forma de afrontarlos, etc, etc… Todo ello nos lleva a tomar decisiones, y a seguir caminos diferentes, orientarnos hacia un tipo de vida u otro, buscar unas u otras metas…

cambios

Y ocurre que, en ocasiones, esa trayectoria que sigue nuestra vida no es la que realmente quisiéramos. Vivimos durante mucho tiempo una vida que no es la que realmente queremos. Bien nos engañamos a nosotros mismos, o nos acomodamos en ella hasta que nos damos cuenta de que no es lo que realmente queremos. Te hablo de cualquier aspecto de tu vida o de todos a la vez. Te hablo de tus amigos, de tu relación con tu familia, de tu trabajo, de tus vivencias, de tu forma de ser y vivir la vida, de tu vivienda, de tus hábitos alimenticios, de tus relaciones sociales, de todo al mismo tiempo… Es como si tuviéramos (y así lo veo yo) un complejo mecanismo de retroalimentación que, llegado un momento de nuestra existencia, “salta” y nos avisa, nos hace tomar una decisión. Cambiarlo todo. Todo aquello que no nos gusta. Evolucionar, ir a más y a mejor. No te hablo de obtener riquezas, subir posiciones… te hablo de algo más importante. Obtener aquello con lo que nos sentimos mejor. Una forma de vivir y ver la vida que nos haga ser realmente felices.

En el momento en el que ésto ocurre, tienes que ser consciente de ello, darte cuenta. Si no, de nada sirve. ESTO es el punto de inflexión en nuestra vida. La chispa que encenderá la llama de una nueva etapa, y no debes dejar que se apague o pase de largo. Darte cuenta de que es necesario un cambio, y darte cuenta de que quieres, puedes y debes hacerlo. Llámalo “tocar fondo”, “la gota que colma el vaso”, o como quieras. Pero aprovéchalo, tómalo y empieza a vivir la vida que realmente quieres. La que TU quieres vivir y como TU quieras vivirla. Y créeme… PUEDES conseguirla.

¿Has pasado alguna vez o pasas ahora por este punto de inflexión?, ¿Crees que hay que buscarlo o que hay que esperarlo?, ¿Eres feliz con la vida que vives?…

Ver el perfil de Jose Luis Sordo en LinkedIn

Anuncios