Quiero aprovechar este primer post de 2.011, para felicitar el nuevo año a todo el que lo lea. A muchos ya les he felicitado por otros medios, y seguramente nos quede una semana más de felicitaciones por delante hasta que vayamos recobrando el ritmo cotidiano…

El cambio de año suele recibirse con especial entusiasmo y por todo lo alto. Tomamos el que empieza como una hoja en blanco sobre la que escribir una maravillosa historia, sin importar si la anterior salió bien o mal, y llenamos nuestra mente de los famosos buenos propósitos que cumplir. De hecho, si existiera un ranking de buenos propósitos, a la cabeza encontraríamos algunos ya clásicos, como por ejemplo “este año me apunto al gimnasio” o “de este año no pasa, me echo novia”.

Parece que todo empieza de nuevo, tenemos de repente las pilas cargadas, y somos capaces de todo lo que no podíamos hacer ayer, a pesar de que solamente han pasado unas horas. Pero ¿Qué ocurre con esos buenos propósitos?, ¿hacia dónde van? pues generalmente a ninguna parte, se quedan en ese entusiasmo y esa euforia iniciales que se van desinflando conforme pasamos las páginas del calendario. Se apaga la llama. No hay compromiso porque queremos resultados al momento y los grandes logros requieren tiempo.

Compromiso. Eso es quizá lo que nos falta. La intención está bien pero, que no nos engañen, no es lo que cuenta (al menos, no lo único). Os propongo algo. No abandonéis esos buenos propósitos que en mitad de la celebración proclamáis a los cuatro vientos. Al contrario, conservadlos, dedicad un tiempo a madurarlos, y transformadlos en objetivos concretos y bien formulados. Eso suena algo más formal y serio ¿verdad? y de hecho lo es. Y como me recomendaron en una ocasión, dejadlos por escrito, bien cerca, ya sea a mano o en un documento Word. Eso hará que os comprometáis más con su consecución, seguro.

Espero que durante este año que acaba de comenzar mantengáis vivo vuestro entusiasmo y veais cumplidos todos los objetivos que os marquéis, y que el año que viene podamos celebrarlo como es debido. Yo estaré encantado de acompañaros en este camino que nos toca recorrer…

Un abrazo a tod@s.

Ver el perfil de Jose Luis Sordo en LinkedIn

Anuncios