Anoche, cuando volvía a casa, me encontré con un enorme atasco en la carretera. Uno de esos que te dejan dos opciones: estar parado durante más tiempo del deseado, o avanzar lenta y agónicamente con tu vehículo en primera marcha. El parón venía provocado por un control de alcoholemia por parte de la Guardia Civil, para lo cual habían ido cortando las sucesivas salidas que tenía la carretera, lo cual impedía que pudiéramos evitarlo. En definitiva, una de esas situaciones que suelen cabrear. A mí, por lo menos, me estresan los atascos.Pero esta vez me lo tomé de otro modo. Simplemente lo acepté, e hice un esfuerzo por encontrarle el lado bueno al asunto. Al fin y al cabo, tenía la radio, y estaban sonando algunas canciones que me gustaban. Y por otro lado, llevaba de copiloto a un compañero que estaba cuadrado, vestía de blanco y azul, y tenía algunas cosas que contarme. Su nombre, “Sm;)e”, el último libro de Rubén Turienzo (No se lo contéis a los agentes, pero cuando me quedaba completamente parado, le echaba un vistazo a sus páginas)

558917_10200983328691999_1125457478_n

Venía precisamente de la presentación del libro en la Sala Orange, en Argüelles, y definitivamente estaba contagiado del buen rollo y el optimismo que se respiraba. Es una cuestión muy simple: si el libro trata acerca de cómo tener una actitud positiva ante la vida, su puesta de largo tiene que ser un ejemplo de actitud positiva en toda regla. Y así fue.

Cuando llegué al local, y aunque había confirmado por mail mi asistencia, mi nombre no aparecía en la lista. Y fue entonces cuando, como por arte de magia, apareció Rubén con su enorme sonrisa para saludar a los invitados, lo cual vino de perlas para que no me perdiera el evento… queda ahí mi anécdota.

Una vez dentro, pudimos reir hasta no poder más con el monólogo de Manu Gorriz (me encantan los monólogos así que podéis imaginar cómo lo pasé) y disfrutamos de la música de “The Ladies”, un grupo joven y muy divertido que canta versiones de los 50.

La noche fue estupenda, pero sobre todo por poder disfrutarla con gente positiva, muy buena gente, como Jaime Pereira, Noemí Vico, José Miguel Sánchez, Emma Salamanca, Laura Chica, José María Jiménez y Marta Torrejón y por supuesto, el anfitrión, Rubén Turienzo, que de nuevo nos regaló una noche diez (Hasta ahora conozco dos formas de presentar y publicitar un libro: poniendo el foco en las ventas, o poniéndolo en hacer disfrutar y estar cómodas a las personas que van a verte. Rubén es de los segundos, y además lo hace fenomenal. Gracias, amigo). Las personas con esta actitud son las que dan sentido a este tipo de momentos. Son las que los crean y son las que les dan significado. Son las que dan sentido a todas y cada una de las palabras que pueda contener un libro como “Sm;)e”. Un texto que, de manera sencilla, directa y, en mi opinión, estétivamente muy atractivo, te enseña cómo puedes afrontar la vida con una actitud positiva. Algo que es imprescindible, independientemente del momento que viva la sociedad. La felicidad se vive aquí y ahora, porque “ser feliz se escribe en presente, no en pasado ni en futuro”.

La verdad es que leer Sm;)e, o cualquier otro libro, hable de lo que hable, no cambiará tu vida ni la forma que tienes de verla. Serás tu quien debas ponerte manos a la obra; es una cuestión de compromiso con tu felicidad y de actitud. Se trata de una decisión propia y consciente. Una decisión tuya, y de nadie más. Si pones atención, la vida está llena de oportunidades, y nuestras mayores “tragedias cotidianas” generalmente se quedan en nada, en puras anécdotas cuyas consecuencias no tienen en absoluto nada que ver con el escenario que habías imaginado. Las mayores limitaciones, en realidad, parten de nosotros mismos, y en este sentido, no se trata de ver si no de mirar la vida en positivo.

Mirar la vida en positivo es muy simple. Sm;)e ya está aquí, ahora te toca a tí dar el primer paso de un bonito camino hacia la felicidad…

Anuncios