“Para cambiar el mundo, primero tienes que cambiar tú”

Laurent Gouelle

He de admitir que una de las cosas que más me cuesta a la hora de escribir un post es el arranque. Una vez está hecho, el resto es, más o menos, pan comido. Pero mira, hoy me voy a dejar de rodeos, introducciones y florituras, y te voy a lanzar una pregunta. ¿Qué has hecho en los últimos meses para cambiar el mundo?

Hoy se celebra la iniciativa “Somos. Unidos para cambiar el mundo”, una apuesta por las personas como motor para hacer de este un mundo mejor, y que colabora con 35 ONG´s que apoyan diversas causas, tales como el Hambre, la Pobreza, el Cáncer o la Exclusión Social, entre otras.

Entre las acciones que la iniciativa propone, la más llamativa consiste en llevar una prenda al revés, como símbolo de nuestra capacidad para cambiar el mundo dando la vuelta a los problemas. Además, se llevarán a cabo quedadas a nivel nacional, y puedes entrar a formar parte de un enorme mosaico si envías tu foto a través de la web del evento (http://www.somosasi.org/).

308457_10201256943572200_2073430790_n

Personalmente, me gusta la iniciativa. Por su intención, por su naturaleza, por su filosofía… me llama, me tira, y me motiva. Hay muchas causas, y muy importantes, por las cuales vale la pena luchar. Y da pie para hacerlo, incita a ayudar, y seguramente lograrán que muchas personas que antes no lo hacían, empiecen a colaborar con varias de las organizaciones que forman parte del movimiento. Hasta aquí, bien.

Pero es en este punto donde me detengo y hago una reflexión. ¿Qué habrá cambiado en el mundo cuando termine el día?, y ¿Qué hacer a partir de entonces?

Cambiar el mundo no es algo sencillo. Por mucho que nos levantemos con un chute de motivación, gritando a los cuatro vientos que vamos a revolucionarlo o nos lo vamos a comer de dos bocados… el mundo no se hizo en dos días, y tampoco lo cambiaremos en un rato. No somos superheroes (¡Esos sí que cambian el mundo! aunque esto me puede dar para otro post…) por mucho que nos pongamos una capa o los calzoncillos por fuera (idea interesante para hoy, por cierto). Como individuos no podemos cambiar el mundo, es algo que se nos queda grande. Sus grandes problemas se nos escapan de las manos.

Sin embargo, como individuos, podemos hacer pequeños grandes aportes. Variarán según el poder de influencia que cada cual haya conseguido, pero estarán ahí, en cada gran acción que llevemos a cabo. Sin duda, tenemos el talento y la capacidad necesarios para lograr cambiar o hacer un poco mejores los ‘mundos’ que nos rodean. Puedes colaborar con asociaciones mediante aportaciones económicas, pero también puedes involucrarte más allá y participar como voluntario allí donde tu talento marque diferencias; puedes dar 20 céntimos a esa señora que pide para comer, pero también puedes comprarle cuatro o cinco productos básicos que necesite ese día; puedes decirle a un amigo en problemas que no dude en llamarte si lo necesita pero también puedes llamarle, visitarle y ayudarle directamente.

Para cambiar el mundo, cambia primero el tuyo y el de los que lo necesitan. Asimílalo, interiorízalo y hazlo parte de tí. Haz cada día algo, por pequeño que sea, que haga mejor, más fácil o más agradable, la vida de otras personas. Tal vez algunas de ellas sigan tu inspiración y continúen el camino, como en la película ‘Cadena de Favores’… Y si tu eres capaz de conseguir tanto como individuo… ¿Te imaginas lo que harían millones de personas como tu? Ya existen colectivos como el de “STOP desahucios” y algunos menos conocidos que están logrando grandes cambios que hace unos años no hubiéramos creído. Personas como tu y como yo. Individuos que tomaron conciencia y compartían un ideal común.

Te invito a que hoy participes en el “Día Somos”… puedes ir a alguna de las quedadas, sumarte a las acciones que proponen, llevar alguna prenda del revés, empezar a colaborar con alguna de las ONG´s que la componen… y también puedes hacer algo nuevo. Seguro que tienes un blog, participas en alguna asociación o se te ocurre alguna forma de empezar, desde hoy y durante cada uno de los 31.536.000 segundos que tiene cada año, a cambiar el mundo…

Y bien ¿Qué vas a hacer para cambiar el mundo?

Anuncios