“Si tienes un sueño, tienes que protegerlo”

Will Smith, como Chris Gardner, en “En busca de la felicidad”

¿Me creerías si te digo que, a día de hoy, no hay trabajo por ninguna parte en este nuestro país? Yo, particularmente, no me lo creo cuando me lo cuentan. Y no te lo digo desde ningún optimismo rosa en el que todo vale, sino desde un optimismo realista y práctico, que pretende alcanzar una meta o un objetivo determinado con las circunstancias y medios de que disponemos en un momento concreto, el actual.Y es que el momento que vivimos no es fácil en absoluto. Al contrario, es complejo, difícil. Pero se vuelve aún más difícil y complejo si lo seguimos afrontando como lo haríamos hace diez años y si seguimos confiando nuestro éxito a la suerte, el azar o a esa cosa que tan mal está. Y la necesidad, a pesar de todo, sigue estando presente.

De modo que toca luchar más, moverse mejor, y adaptarse a las circunstancias para conseguir oportunidades y no, simplemente, esperar a que éstas lleguen. Ya no basta presentar un CV en la jobsite de turno. Hay que ser más activo e ir más allá.

El éxito, a mi modo de verlo, es una conjunción de casualidad y causalidad. En efecto, hay que estar atento y receptivo, y aprovechar cualquier conjunción de circunstancias en el espacio y el tiempo (casualidad) que puedan servir a nuestro propósito, y a partir de ahí, actuar para generar y provocar las consecuencias que deseamos, entendiendo que la suerte y el azar no existen y que todo lo que ocurre tiene su causa (causalidad)

Quiero compartir contigo un video extraído de la película “En busca de la felicidad” (“Pursuit of Happiness”), interpretada por Will Smith y basada en hechos reales de la vida de Christopher Gardner. Para mí, este video sirve de perfecto ejemplo para ilustrar la idea que quiero transmitir.

Acabamos de ver casualidad y causalidad…

La casualidad viene en forma de Ferrari rojo a la puerta de un gran edificio, justo cuando nuestro protagonista pasaba por ahí.

Y la causalidad es el resto del proceso, empezando justo cuando Chris formula las dos preguntas al dueño del vehículo.

A partir de esa misma acción, vemos como Gardner adopta un papel altamente activo en su camino hacia el éxito y se hace responsable único del mismo, sin dejar absolutamente nada en manos del azar u otras casualidades, y provocando efectos, situaciones, que le ayudan a seguir avanzando.

Se interesa por el puesto y las cualidades necesarias para el mismo, se esfuerza por demostrarlas en cada ocasión que tiene, bien de manera práctica, o bien exponiendo ejemplos útiles de experiencias anteriores, cuida mucho su lenguaje, sus formas, es puntual a cada cita (pase lo que pase, sin excusas), muestra una actitud altamente positiva y entusiasta, es muy agradecido, se muestra persistente, no se rinde, e influye activamente sobre las circunstancias para provocar que tengan lugar situaciones y encuentros, como el del taxi, brillante, en el que demuestra lo que puede hacer con un cubo de rubik. En definitiva, hace de la búsqueda un trabajo en sí misma, confía plenamente en sus capacidades, y no da nada por conseguido hasta el final. Deja su huella, recuerdo y marca personal en cada ocasión que tiene y que genera, y al final destaca entre el resto de candidatos.

chris-gardner1

Imagen del auténtico Christopher Gardner

El éxito no es fácil, y es posible que tu sí hayas hecho todo esto. Pero con el tiempo, esfuerzo, persistencia y trabajo, al final da sus frutos. Conozco a gente que lo ha conseguido.

De modo que mi consejo es que no dejes nada al azar ni te dejes llevar por las circunstancias, actúa sobre ellas, genera tus propias oportunidades para demostrar lo que vales y ve a por ello.

Esa es la verdadera suerte.

Anuncios