Nos vas a cambiar la vida. O eso dicen. Y yo les creo.

Será por nuestra falta de experiencia, que estamos muy verdes. Será porque eres el primero… o la primera, yo que se. Porque serás nuestro pequeño conejillo de indias, por mal que suene. Pero por eso mismo, vamos a intentar hacerlo lo mejor posible, nos lo dejaremos todo por conseguirlo ¡Y lo vamos a conseguir! porque nos vas a cambiar la vida.

Y es que ya nada será como antes ¿qué te parece? pues tal y como te lo digo. Da un poco de vértigo, que no es otra cosa que miedo mezclado con emoción. Creeme, nada será igual que antes. Y eso asusta a mucha gente, con el tiempo te irás dando cuenta. El cambio asusta, pero es normal. No es que lo hayamos elegido así, ni por votación ni por consenso ni por libre albedrío individual. Para nada. Es que realmente no estamos hechos para la incertidumbre, para no saber lo que vendrá después de los siguientes tres o cuatro kilómetros de vida… y esa incertidumbre nos aterra, nos bloquea. Y por si fuera poco, tenemos la fea costumbre de pensar mal. Pero ¿Qué te estoy contando? tu ahora debes ocuparte sólo de sonreir, de jugar, de ser feliz.

Porque con esa sonrisa nos vas a cambiar la vida. Porque la vida, en sí misma, es cambio. Y tu… tu serás vida para nosotros. Y nosotros… nosotros no seremos los mismos cuando tú vengas. Y doy gracias por ello. Nos volveremos frágiles, pero también fuertes. Seremos temerosos, pero al mismo tiempo muy valientes. Lo haremos por tí, para tí, porque nos vas a cambiar la vida. Y por eso te mereces lo mejor.

Andaremos cada paso contigo, por tí. Caminaremos juntos de la mano, los tres. Siempre. Porque vamos a hacer lo posible para que crezcas feliz, y para que algún día decidas cómo seguir siéndolo. Para que construyas tu vida y tu felicidad con libertad y seguridad. Porque nos vas a cambiar la vida, no sé si ya te lo he dicho.

CSC_0013

Pero paso a paso, porque de momento sólo debes preocuparte por sentir al máximo, por experimentar y vivir cada día con la mayor de las alegrías. La que nos vas a traer un día cualquiera de Septiembre que dejará de ser cualquier día para ser uno de los más importantes de nuestras vidas. La de mamá y la mía.

Vas a ser muy feliz, lo intuyo. Y esta intuición que a veces me falla, esta vez no se equivoca, ya lo verás. Vas a ser muy feliz y muy afortunado ¿Sabías que cuando nazcas ya tendrás un perrito? se llama Yeiko y juntos vais a enredar mogollón. Él cuidará de tí como tu cuidarás de él, ya lo verás ¿Y sabes que tendrás unos papis muy muy locos? vamos a reir juntos lo que no está escrito. Tu mami es encantadora, preciosa y muy buena ¿Sabías que ya te quiere con locura? Por no hablar de tus abuelos, de tus dos abuelas y tus dos abuelos, que te esperan con los brazos abiertos. Como tus tíos, que si tus papis están locos… ¡Cómo están tus tíos! en fin, que no te vas a aburrir, ya lo verás. Sólo espero que estemos a la altura.

Porque nos cambiarás la vida, pero el truco en esto (y ya termino, que a veces soy muy pesado) es que la vida no cambia porque sí y de manera aleatoria si uno sabe tenerla bajo su control. Si uno es quien decide cómo la afronta. Y yo decido afrontarla contigo, mirando hacia delante, y con la mirada y el alma llenas de optimismo, rebosantes de ilusión.

Porque una vez yo también fui niño, y también cambié las vidas de quienes me esperaron.

Gracias por anticipado, por cambiarnos la vida. Tenemos una cita en Septiembre, ¡no faltes!

 

 

Anuncios