Atrévete a hacer algo distinto, ¡piensa un poco e innova tu propia vida!

@Jose_Luis_Sordo

El pasado viernes estuve viendo “The Groundhog day”, titulada en España como “Atrapado en el tiempo” y más conocida como “El día de la marmota” (traducción literal y más apropiada), una película de principios de los 90 protagonizada por Bill Murray en la que el personaje principal, un popular hombre del tiempo, egocéntrico y cascarrabias, se ve obligado a vivir el mismo día una y otra vez, con las mismas experiencias, diálogos y acontecimientos. Haga lo que haga, siempre se levanta en la misma cama, a la misma hora, escuchando la misma música y el mismo programa de radio… para afrontar un día exactamente igual que el anterior…

…Algo parecido a la sensación de monotonía que podemos llegar a tener en un momento dado de nuestras vidas.

Al principio, Phill, el protagonista, recibe la noticia como una auténtica pesadilla dado que, de hecho, es un día, el de la marmota, que no es para nada de su agrado. Imaginad que cada día de nuestra vida llega a ser exactamente igual que el anterior y presumiblemente idéntico al de mañana… te despiertas más o menos a la misma hora, con el mismo sonido de ese odioso despertador, te levantas de la cama como cada día, tomas tu habitual desayuno, te duchas, te aseas, te vistes, sales y tomas (a la carrera) ese tren que pasa regularmente a la misma hora… Con frecuencia y sin necesidad de fijarte demasiado, notas que hay cuatro o cinco caras que reconoces cada día, llegas al trabajo (o escuela, o lo que toque) y te encuentras durante el día con más o menos los mismos problemas, tareas, comentarios, conversaciones… comes a la misma hora, tomas el café de después de comer, mantienes las habituales reuniones, etc… sales a la hora habitual, tomas el mismo tren o bus de vuelta, llegas a casa, y te pones a hacer las tareas de cada día, o bien vas al gimnasio, o a clase de inglés… cenas, con suerte ves la tele, y a la cama para… empezar otro día. Algo no tan de película al fin y al cabo.

El caso es que, digerida la noticia, nuestro protagonista se da cuenta de que todo es tan previsible que decide improvisar dentro del marco que le confiere ese conocimiento acerca de cómo va a transcurrir su jornada y aprovecharlo en su beneficio. Actúa para cambiar su conducta frente los acontecimientos y hacer de cada día algo diferente.

Sin necesidad de llegar a ese extremo de libertades (Phill llega a conducir un coche en dirección contraria en una vía de tren, sabiendo que al día siguiente volverá a despertar…), el secreto para romper con esa monotonía que a veces se hace tan pesada es actuar de manera diferente. Hacer pequeñas modificaciones en nuestro día a día que nos permitan vivirlo como algo nuevo o, cuanto menos, distinto y novedoso.

799e986751da793d0e07b103f7c1a38a

Todo dependerá de la imaginación que le echemos y de lo que para nosotros suponga un cambio sustancial, pero introducir pequeñas modificaciones provocará grandes cambios. Se me ocurren unas cuantas:

– Varía, si tienes alternativa, tu ruta para ir al trabajo o la escuela. Tal vez te suponga tardar algo más, pero de vez en cuando puede venir bien una pequeña variación.

– En lugar de tomar directamente el metro o el tren, camina las dos primeras paradas.

– Lleva unos pasteles o unos donuts a esa reunión que de manera periódica mantenéis en vuestro departamento.

– Olvídate esta tarde del gimnasio y tómate un café o unas cervezas a la salida del trabajo. Puede que esté mal decirlo porque hay que ser constante con las buenas costumbres deportivas, pero una vez cada quince días no te va a matar.

– Si no haces deporte, deja de lado la tele por un día y vete a trotar un rato. No necesitas estar una hora, ni correr a grandes velocidades. Si es algo diferente y te gusta, sirve.

– Si no te apetece correr, da un paseo.

– Inventa algún plan nuevo para cada fin de semana. Seguro que hay eventos, locales que no conoces, gente a la que hace meses que no ves o sitios que aún no has visitado. Adelante con ello.

¿Por qué es tan importante todo esto?

Porque romper con la monotonía supone una oportunidad para renovarte. Te da aire psicológico y te permite tomarte un respiro.

Actuar de manera diferente e introducir variaciones en tu día a día, implica además que estas nuevas actividades y planes no están asociadas a las mismas emociones y sentimientos negativos que puede generar tu rutina actual. Por lo tanto, esto te permitirá crear asociaciones, anclas, etc… más productivas y satisfactorias, con una repercusión directa en tu bienestar personal.

Por lo tanto… ¿Te atreves a romper de una vez tu monotonía? ahora que llegan estas minivacaciones, puede que sea una buena oportunidad…

Anuncios